Cómo vender una vivienda tras un divorcio

¿Cómo vender una vivienda tras un divorcio?

¿Cómo vender una vivienda tras un divorcio?

Una de las consultas más frecuentes en Vivenzia Consulting, son de matrimonios que han terminado en divorcio y quieren vender su vivienda. Puede resultar un proceso normal cuando los dos cónyuges están de acuerdo pero en ocasiones surgen discrepancias que pueden volver la venta de una vivienda en una auténtica pesadilla para los dos cónyuges. Te contamos cómo vender tu vivienda tras un divorcio dependiendo del acuerdo matrimonial y las alternativas que existen.

Vender la casa tras un divorcio en régimen de gananciales

El régimen de gananciales en un matrimonio consiste en que las ganancias, bienes y beneficios obtenidos por cada cónyuge se comparten entre ambos. Si la relación matrimonial termina por divorcio, este régimen se disuelve y se le asigna la mitad de los bienes a cada una de las partes, por lo tanto la vivienda le pertenecería la mitad a cada cónyuge.

Los pasos a seguir tras un divorcio en régimen de bienes gananciales son:
1- Disolver el régimen económico matrimonial: En el momento de legalizar la separación, hay que incluir la disolución en el convenio regulador a la hora de firmar el documento. En Vivenzia Consulting contamos con un perito judicial para aconsejarte y consultar cualquier duda.

2- Repartir los bienes y propiedad a partes iguales: En este caso, si se tiene una sola vivienda familiar, lo ideal es venderla y repartir el dinero a partes iguales, si se comparte más de una vivienda, se repartirán cada vivienda para cada cónyuge.
3 – Vender la vivienda familiar tras el divorcio. Como hemos comentado anteriormente, si los dos cónyuges están de acuerdo, se vendería en condiciones normales. Si uno de los cónyuges no quiere vender la vivienda, existen varias alternativas de las que hablaremos más adelante.

Vender la vivienda tras un divorcio si hay separación de bienes

Si el matrimonio se celebró por medio del régimen de separación de bienes, el procedimiento para la venta de la vivienda es mucho más simple que el régimen en gananciales, siempre que exista un acuerdo entre ambas partes.
No hace falta realizar ningún trámite adicional a la demanda de divorcio, debe de acordarse el precio y una vez realizada la venta, repartir el dinero en la proporción que corresponda.

Vender la casa tras la ruptura de una pareja de hecho

En el caso de las parejas que no se han casado, pero son pareja de hecho y han comprado una vivienda juntos, se puede vender la vivienda antes o después de la separación, sin mayores complicaciones. Se pueden dar las siguiente situaciones:

  • Cuando la vivienda es propiedad de un miembro de la pareja: La ruptura no va a modificar este hecho, por lo que salvo los casos de necesidad de protección en caso de tener hijos, el no propietario deberá abandonar la vivienda. Si ha aportado dinero como parte de la hipoteca, se pudiera considerar un derecho de reembolso sobre las cantidades abonadas.
  • Si la vivienda es comprada por la pareja: Deben de llegar a un acuerdo y repartir el dinero obtenido por la venta. También uno de ellos puede quedarse con la vivienda, y pagarle la parte correspondiente al otro. Si no hay acuerdo entre ambos deberán buscar ayuda judicial.

¿Qué pasa si tu ex pareja se niega a vender la vivienda?

Muchos de los problemas que surgen cuando se produce el divorcio, es que uno de los miembros quiere vender la vivienda y el otro no. La pregunta más común, ¿se puede obligar a vender una propiedad si la expareja no está de acuerdo? Si se puede obligar con las alternativas que te comentamos a continuación, aunque lo mejor es llegar a un acuerdo para no perder dinero.

Extinción de condominio

Si tu ex pareja no quiere vender la vivienda, se puede recurrir de común acuerdo a una extinción de condominio, que consiste en que se compense económicamente por el porcentaje correspondiente a la pareja que quiere vender la propiedad.

Se puede entender cómo vender la parte de la casa al ex cónyuge, pero a nivel fiscal existen diferencias. La extinción de condominio tributa para el impuesto de actos jurídicos documentados, cuyo gravamen oscila entre el 0,5% y el 1,5% del valor de la vivienda. Ahora bien, si el matrimonio se formó en régimen de gananciales, no será necesario hacer una extinción de condominio. En el mismo acto de disolución del régimen económico matrimonial un cónyuge puede quedarse con el 100% de la vivienda, a cambio de compensar económicamente al otro.

Venta del proindiviso

Este tipo de venta consiste en vender la mitad de tu vivienda a un tercero. Es una práctica legal y amparada por el Código Civil. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el precio de venta de la mitad de la vivienda es entre un 35% y un 50% más bajo que lo que se podría obtener en condiciones de mercado.
Además, la ex pareja tiene derecho de adquisición preferente. Si la empresa que compra proindivisos le hace una oferta, tendrá prioridad para comprar tu parte de la vivienda al mismo precio que iba a pagar la empresa.

División de la cosa común

En la división de la cosa común, un juez obliga a vender el piso. Para ello se debe interponer una demanda y el juez ordena la subasta pública de la vivienda, una vez vendida, se reparten las ganancias entre ambos cónyuges. En este caso, el precio de venta puede ser un 20% y un 30% más bajo del precio de mercado, además de tardar mucho tiempo en resolverse.

En Vivenzia Consulting contamos con un perito judicial para resolver este tipo de situaciones en la venta de la vivienda tras un divorcio. Puedes reservar una cita con nosotros en el siguiente enlace: Pedir cita o llamarnos al número de teléfono 955 54 24 44.

img

vivenzia

Artículos Relacionados

¿Se puede alquilar o vender una vivienda de protección oficial (VPO)?

Una vivienda de Protección Oficial nace con el objetivo de facilitar el acceso a la vivienda a...

sigue leyendo

Cómo ahorrar agua en casa

El agua es un recurso imprescindible para la vida, pero no inagotable, por eso debemos hacer un...

sigue leyendo

Deja el coche aparcado

Deja el coche aparcado Ante la necesidad de movilidad de las personas, en las grandes ciudades...

sigue leyendo